El ALCOHOL y los EVENTOS SOCIALES: la RELACIÓN TÓXICA mejor aceptada de la historia

Vives en una sociedad en la que una sustancia TÓXICA está presente siempre que celebras un EVENTO. A lo largo de tu vida has visto BRINDAR a tus familiares y amigos/as con ALCOHOL, a no ser que hubiese en la reunión alguna mujer embarazada y aun así siempre habría alguien diciéndole: “¡Anda ya, aunque sea mójate los labios!”  Es más, habrás crecido viendo a tus padres tomando cerveza o vino en las comidas cada día como un hábito tan normalizado como atarte los cordones. 

Es muy probable que en tu adolescencia hayas hecho BOTELLÓN (quedadas de adolescentes en espacios abiertos donde se toman COPAS con poco dinero comprando las bebidas en grupos) antes de entrar a la discoteca fin de semana tras fin de semana, porque era lo habitual o porque se entendía que no podrías pasártelo bien sin unas COPAS encima. Incluso muchos fines de semana en los que hayas bebido de más, días después te habrás reído con tus amigos/as de tu actitud en estado de embriaguez sin darle la más mínima importancia.

Después, pasas a la etapa en la que ya no haces BOTELLÓN, porque ya te puedes pagar las copas dentro o simplemente porque pasas de hacerlo, y al comenzar a reducir las copas por noche empiezas a ser consciente del ambiente de DESFASE del que eres partícipe cada vez que sales; cuando vas a un concierto; cuando vas a la fiesta de un/a amigo/a; cuando estás en la feria; cuando vas a una boda; o cuando celebras fin de año, entre otros eventos.

Con forme vas cumpliendo años ves como tus salidas se van reduciendo. Eso de salir de FIESTA cada fin de semana, se acabó. Sin embargo, cada vez que tienes un evento sabes que siempre vas a estar rodead@ del VENENO mejor aceptado: El ALCOHOL. Y lo más curioso es que,  a diferencia del TABACO (otro VENENO, pero SEÑALADO socialmente), siempre habrá alguien ofreciéndote una copa o mejor aún, preguntándote: “¿Por qué no bebes?

De manera que te ves envuelto/a en una realidad surrealista donde si dejas de FUMAR todo el mundo te aplaude por dejar un HÁBITO TÓXICO, pero si quieres dejar de tomar ALCOHOL (que también lo es), son chorradas y estás siendo muy estricto/a contigo mismo/a. Y te quedas pensando: “¿Enserio, pero si es lo mismo?” o “¿Cómo es posible que alguien se extrañe por verme tomar AGUA y me critique (siendo algo BUENO para mi SALUD), si yo no le digo nada cuando le/la veo tomando ALCOHOL (sabiendo que es BASURA para él/ella)?“. Pues sí, es curioso pero es así.

Entonces, puede que te preguntes: “¿Cómo sería mi vida si mi hábito fuese celebrar SIN tomar ALCOHOL?”; “¿Me lo pasaría igual de bien?; ¿Tendría las mismas anécdotas de las que no puedo parar de reír siempre que las recuerdo?” Pues, sólo tú puedes responder a estas cuestiones, pero ya te adelanto que si lo experimentas podrás comprobar como la atmósfera de cualquier evento no depende de lo que bebas, sino de con quién estés rodeado/a. Por tanto, sólo ese entorno puede hacer que te lo pases genial o que te mueras de aburrimiento y todo lo demás es decorado 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s