¿Qué pasa si tu VIDA SOCIAL y tu DIETA son ENEMIGOS ÍNTIMOS?

El mayor PLACER de la vida, en la mayoría de los casos, es compartir momentos de OCIO con la gente que quieres (tu familia, tus amigos/as o tu pareja). ¿Y en torno a qué giran todas esas REUNIONES? Seguro que te haces una idea 🙂 ¡Exacto!, la COMIDA es el centro de todos o casi todos tus encuentros.

Generación tras generación, hemos sido educados/as para ser felices y hacer todo lo posible para que las personas de nuestro entorno también lo sean. Ese afán por COMPLACER a seres queridos nos lleva en multitud de ocasiones a AGASAJARLES con COMIDA y BEBIDA a modo de banquete en cualquiera de las reuniones que deseemos celebrar. Y en la mayoría de los casos por SATISFACERLES no se suelen ofrecer las mejores opciones.

  • Estos son algunos ejemplos:

Vienen unos/as amigos/as a casa y lo primero que piensas es: “No tengo cervezas, ni refrescos ni embutido ni patatas fritas de bolsa, ¡Qué vergüenza!, ¿Qué les pongo ahora?

Vas a visitar a un familiar que se ha operado y ya está en casa: “¡Le voy a llevar unos pasteles para que se alegre!”

Te vas de fin de semana con unos/as amigos/as: “¡Vamos a comprar todos los tipos de salsas que nos gusten para la barbacoa, patatas fritas de bolsa, refrescos y muchas chucherías!”

Es el Día de San Valentín: “¡Voy a comprarle una caja de bombones como todos los años que sé que le gustan!”

Pero, ¿y si llevas una VIDA SANA?, ¿Sería COMPATIBLE en estas situaciones? o ¿tendrías que elegir entre una VIDA SALUDABLE y una VIDA SOCIAL?; “¿Qué pasa si tu VIDA SOCIAL y tu DIETA son ENEMIGOS ÍNTIMOS?

  • Pues, así sería si mezclamos SALUD y OCIO:

Vienen unos/as amigos/as a casa y lo primero que piensas es: “Les voy a sacar una crudités de verduras (verdura cruda troceada en palitos como zanahoria, pepino, calabacín, pimiento, etc.) con humus, unos pinchos de frutas y agua fresquita, ¡Van a flipar!” 

Vas a visitar a un familiar que se ha operado y ya está en casa: “¡Le voy a llevar una cesta de frutas con tanta variedad de color que seguro que le da alegría verla!”

Te vas de fin de semana con unos/as amigos/as: “¿Compramos verduras y así probamos platos nuevos?”

Es el Día de San Valentín: “¡Voy a sorprenderle/la con unas flores y una cena gourmet!” 

El PROBLEMA no es la falta de opciones sino el MIEDO al RECHAZO que pueda mostrar nuestro entorno. Puede que al leer la segunda versión hayas pensado: “¡Si hombre, le voy a poner yo eso a mis amigos/as!“; “¡Anda ya, le voy a regalar yo eso a un/a enfermo/a, ya bastante tiene con lo suyo!“; “¡Para una vez que nos juntamos, vamos a comer todo lo que se nos antoje!” o “¡mejor no, yo voy a lo seguro!“; sin embargo, puedo decirte que tu VIDA SOCIAL y tu DIETA NO tienen por qué ser ENEMIGOS ÍNTIMOS.

Por tanto, está claro que no es tu labor cambiar la mentalidad de tu entornopero sí puedes DECIDIR si quieres hacer las cosas de otra manera o si quieres mantenerte en esa corriente que te lleva por donde no deseas. Y nunca olvides que sólo tú puedes elegir tu camino.  😉

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s