¡Voy a comer que YA es la hora!

Nos educan siguiendo un ORDEN, unas NORMAS, un PROTOCOLO. Desde el principio, nos marcan qué está bien o mal, cómo se deben hacer las cosas, qué actitud hay que tener en una situación concreta, cómo hay que vestir o cómo se debe comer, porque en teoría en la educación de un/a niño/a debe haber DISCIPLINA, una RUTINA muy marcada y una FIRME enseñanza.

Así pues, vamos creciendo y afianzando hábitos como estar receptivos/as al aprendizaje de 9:00h-14:00h; realizar actividades físicas, estudiar idiomas o aprender a tocar instrumentos musicales 2 días en semana; ir al cine en invierno; quedarte en casa cuando llueve; salir a tomar café un domingo por la tarde; y otros muchos hábitos que tenemos fijados por pura REPETICIÓN.

De la misma forma puedes observar este patrón en tu alimentación. Según tu educación lo correcto sería:

  • Realizar 5 comidas al día.
  • Desayunar a las 8:00h, almorzar a las 14:00h o cenar a las 21:00h.
  • Tomar pan en el almuerzo o leche en el desayuno siempre.
  • Ir por calle comiendo Doritos y jamás una pieza de fruta.
  • Cada alimento tiene su hora (ej: tomar legumbres sólo en el almuerzo o jamás verduras en el desayuno).

Y al final, creces y puede que te sientas mal si ves que no estás asumiendo esta RIGIDEZ en tu vida pues, se supone que es “lo que está bien“, pero tengo buenas noticias:

Todo esto sólo son CHORRADAS PAUTADAS, la realidad es que no atenta contra tu vida no seguir ninguna de ellas, de hecho es lo mejor que has podido hacer.

Mil veces habrás dicho: “Voy a comer que YA es la hora“; puede que unos días tubieses hambre una hora antes o una hora después, pero por “ceñirte a tu norma” en el primer caso, habrás picoteado (sin necesidad) porque te morías de hambre y en el segundo caso, no habrás respetado tus niveles de saciedad.

Lo mismo te ha podido pasar cuando has comido algo a media mañana o en la merienda sin apetito alguno, sólo por ser fiel a la regla de “5 comidas al día“; cuando has tomado leche en el desayuno aun detestando su sabor (mientras que hay otros alimentos que te aportan los mismos nutrientes principales por los que se consume); cuando no has tomado un plátano por la calle porque está mal visto, pero si snacks que no te aportan nada bueno; o cuando no te has dado la oportunidad de desayunar una tostada con hummus porque “los garbanzos no se toman en el desayuno“.

Por tanto, si has recibido este tipo de educación y crees que un poco de FLEXIBILIDAD razonada en los hábitos no hace mal a nadie, ahora tienes la oportunidad de romper con esa RIGIDEZ interiorizando y expresando que cada persona tiene un horario laboral, unos gustos, una religión o un estilo de vida que determinan la puesta en práctica de distintos hábitos y que, aunque nos sirvamos de unos parámetros saludables comunes, simplemente se pueden adecuar a cada caso y de esta manera, siempre serán correctos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s