¿Y si me dejas hacer las cosas bien?

Después de mucho tiempo sumergid@ en una rutina por inercia, un día sin más se te activan las alarmas y empiezas a hacerte preguntas como “¿estoy comiendo de la mejor forma que podría?“; “¿tomo bebidas que podría eliminar de mi consumo frecuente?“; “¿tengo interés en organizarme para hacer deporte o algún tipo de ejercicio físico?“; o “¿me siento bien conmigo mism@?”

Esta reflexión no se da por azar, una parte de ti te está pidiendo a voces que necesitas un cambio en tu estilo de vida pero, ¿es tan fácil cambiar hábitos que están fuertemente arraigados en tu día a día?

Cuando tienes claro que quieres y necesitas dicho cambio, te decides a visitar a un@ Dietista-Nutricionista; vas al gimnasio, practicas algún deporte o simplemente vas a caminar; y en caso de necesitar resolver algún conflicto emocional, acudes a un@ psicólog@.  Entonces, comienzas a realizar pequeños cambios orientados por l@s profesionales mencionad@s y vas notando una evolución positiva en ti.

Sin embargo, los hábitos nunca son fáciles de modificar y mantener a largo plazo, y muchas veces tu entorno más cercado intentará sabotear tu nuevo estilo de vida; ese que sólo puede mejorar tu estado físico y emocional; ese que sólo puede enseñarte a disfrutar con alimentos y actividades que hasta hace unos días eran impensables para ti; ese que hace que seas un reflejo positivo para tu entorno; ese que te ayudará a ser tu mejor versión.

Una vez me dijo una paciente en consulta: “el mundo está mal hecho, cuando quieres hacer algo bien siempre tienes a alguien al lado que te incita a hacerlo mal” y de hecho es la cruda realidad, así que si formas parte de ese entorno saboteador me gustaría comentarte algunos aspectos con los que se lo pondrás más fácil a esa persona cercana ti que quiere hacer cambios en su vida:

  • Si vais a una cena y él/ella no quiere darse un banquete, RESPÉTALO.
  • Si vais a tomar café y no se pide un pastel, RESPÉTALO.
  • Si salís a tomar algo o de fiesta y no quiere beber alcohol, RESPÉTALO.
  • Si se levanta a las 7 de la mañana para hacer ejercicio, porque no puede practicarlo a otra hora, RESPÉTALO.

RESPETA  a esa persona que quiere mejorar su estilo de vida y si te molesta tanto  lo hace, piensa que quizás seas tú quien necesita cambiar y NO sabotear a esa persona para que haga lo mismo que tú.

Y a ti, que sufres porque te está costando y tu entorno no te facilita que estes trabajando en una mejor versión de ti mism@, quiero decirte:

  • No te rindas, siempre habrá personas que por no entender lo que haces intenten boicotear tu esfuerzo consciente o inconscientemente.
  • Sigue trabajando hasta que disfrutes de tu nueva vida.
  • No intentes defenderte, no servirá de nada, simplemente continua en el camino que has elegido seguir orientado por profesionales en los que puedes confiar, porque sólo ell@s saben cómo ayudarte.

 

Así que si te sientes frustrad@ porque las situación en la que te encuentras es difícil y no te sientes arropad@ por tu entorno, te invito a que les transmitas a esas personas que están suponiendo obstáculos constantes en tu evolución la siguiente frase: “¿Y si me dejas a hacer las cosas bien?” 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s