No soy yo, es el VERANO

Es julio, los días son más largos, te mueres de calor y empiezas a ver por todas partes publicidad de helados, refrescos, bebidas alcohólicas, etc. La gente esta más relajada, las piscinas, las playas, los chiringuitos y terrazas están repletos. Y la música no para de sonar por todas partes para venderte ese “comer y beber social” que “te hará feliz”.

Seguramente, te guste disfrutar de tu tiempo de ocio con tu familia, tus amig@s, tu pareja, etc y no hay ningún problema en ello, pero si eso lo relacionas siempre con comer poco o nada saludable (fritos, helados, dulces, embutidos,…) y beber del mismo palo (zumos comerciales, refrescos y bebidas alcohólicas), siempre tendrás miedo al verano si quieres cuidar tu salud.

De esta manera, cada vez que llegue el verano y empieces a comentar la jugada con alguien, seguro que dirás: “No soy yo, es el verano“, dejando entender a la otra persona que es una situación en la que no se puede hacer nada.

Sin embargo, ¿es cierto que no puedes hacer nada más que resignarte a llevar malos hábitos siempre que te reúnas con tus seres queridos porque “es verano y eso es así“?

Veamos qué se puede hacer:

  • Si vas al super y ves una nevera más grande que el arca de Noe repleta de helados, no te lo lleves a tu casa y déjalo para un día que te apetezca por la calle.
  •  Si vas a quedar en la piscina con tus amig@s y pensabas llevar tinto de verano como siempre, pásate al agua fresquita que quita la sed y no te hincha como una pelota de playa. Y si para picar pensabas llevarte chuches, cámbialo por fruta, que refresca y sacia más.
  • Si vas a la playa con tu familia, evita llevar comida como si el mundo fuera a acabarse y piensa en un menú de un día en tu casa.
  • En las reuniones sociales también es posible llevar al gran repudiado: la fruta. Un alimento que comes todos los días en tu casa y que si hay más gente delante parece que es un delito. Yo sueño con el día que quede con mis amigas y alguna diga:      “¡illa, nos falta fruta!” (en Sevilla “illa” significa “chiquilla”), pero para eso aún queda 😦
  • No nos olvidemos de ese “Lo verde para los conejos“, siendo una ensalada el plato más fácil y rápido de preparar o cualquier aliño de verduras y hortalizas que se te ocurra que al igual que la fruta, en casa sí, pero fuera…
  • Y por último, el sedentarismo grupal. Las quedadas no siempre tienen que ser entorno a una comida/cena y las copas de después, también existen otras opciones como paseos en bici, rutas de senderismo, actividades acuáticas, etc.

En fin que eso  de “No soy yo, es el verano” ya sabes que tiene más de ESCUSA que de realidad. Así que si te apetece plantearte un verano más saludable y menos indigesto que los de siempre, dispones de opciones suficientes para conseguirlo. ¡Feliz verano! 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s