Mi primer…

Bueno, para los/as malpensados/as, he de decir que este post no tratará ningún aspecto sexual ;b  Sin embargo, sí que hablaremos de productos de primera exposición, más conocidos por las empresas alimentarias como productos tipo “Mi primer…“.

En el super puedes ver cualquiera de las siguientes opciones:

  • Mi primer YOGUR
  • Mi primera LECHE
  • Mi primera GALLETA
  • Mi primer HELADO
  • Mi primera FRUTA (sobre para beber)

¿Crees que un/a niño/a necesita productos tipo “Mi primer…” ? 

Veamos qué tienen de especial estos productos frente a los de adultos:

DIFERENCIAS

Niños/as

Adultos

 Yogur natural

Leche fermentada

Azúcares añadidos

Dibujos

Más caro

Leche fermentada
 Leche entera Leche entera

Azúcares añadidos

Suplementos nutricionales

Dibujos

Más caro

Leche entera

 Galletas

Azúcares refinados

Grasas saturadas

Sal

Dibujos

Sellos de entidades sanitarias

Más caro

Azúcares refinados

Grasas saturadas

Sal

 

 Helados “tradicionales”

Leche

Azúcares refinados

Grasas saturadas

Fruta (a veces 10 %)

Dibujos

Más caro

Leche

Azúcares refinados

Grasas saturadas

Fruta (a veces 10 %)

 

Fruta

Fruta (30%)

Azúcares refinados

Dibujos

Más caro

Fruta (100%)

Como puedes apreciar en la anterior tabla, los productos tipo “Mi primer…” parten de una base similar a la de los productos para adultos y posteriormente, le añaden tanto “captadores nutricionales” (azúcares refinados y grasas saturadas principalmente) como “psicológicos” (dibujos, colores, formas, etc) y en algunos casos incluso tienen la desfachatez de ir de la mano de sellos de entidades sanitarias.

En cuanto a los productos que son suplementados como en el caso de las leches infantiles con ácidos grasos poliinsaturados como los omega-3, DHA; minerales como calcio, hierro; o vitaminas, NO SERÍAN NECESARIOS, pues disponemos de alimentos que ya nos aportan cantidades considerables de esos nutrientes como el pescado azul (ácidos grasos poliinsaturados);  lácteos, legumbres, frutos secos, verduras (calcio); carne, huevos, lácteos, y verduras (hierro); y cereales, legumbres, frutos secos, frutas y verduras (vitaminas).

Y si nos detenemos en la educación alimentaria de los/as más peques, para que un/a niño/a comience a probar nuevos alimentos, NO ES NECESARIO tomar ningún producto tipo “Mi primer…“, sólo necesita ir exponiéndose poco a poco a otros alimentos; probar nuevas texturas; nuevos aromas; nuevos sabores; familiarizarse con nuevos colores; y así su alimentación tendrá día a día mayor variedad; su paladar estará educado en sabores naturales y habrá tenido la oportunidad de disfrutar de alimentos y no de productos ultraprocesados que no aportan ningùn beneficio para la salud.

Hace 70 años no existían este tipo de productos. Si das un paseo, podrás ver a ancianos/as, adultos y gente joven que creció sin probar ninguno de estos productos tipo “Mi primer…“. De hecho, yo soy de esa generación y aquí estoy, sin problemas de salud 😉

Por tanto, vendan lo que vendan las empresas alimentarias, es fundamental que puedas pararte a pensar si tiene sentido y qué otras opciones hay que sean más acordes con una alimentación saludable, pues un precio más alto no tiene por qué garantizarte una mayor calidad nutricional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s