¡Paso de DIETAS, voy a comer lo que me apetezca y ya está!

La NAVIDAD terminó y ahora toca la fiebre de la pérdida de peso express.

Entonces, salen a la palestra 2 grupos:

  • Grupo 1_“El lunes empiezo la DIETA y me apunto al gym”
  • Grupo 2_ “Paso de DIETAS, voy a comer lo que me apetezca y ya está” “Y de correr nada que eso es de cobardes”

El Grupo 1 son los/las fieles a los milagros. Ellos/as piensan que por marcarse una meta, donde pasar de 0-100, al iniciar el año (ej: apuntarse en el gimnasio para ir todos los días, cenar lechuga todas las noches o eliminar el pan y la pasta de su alimentación) van a perder peso, porque lo van a “cumplir a rajatabla” (expresión española para expresar “cumplir de una forma muy estricta”) y les va a funcionar estupendamente.

El Grupo 2 son los/las  decepcionados/as, son personas que han perdido la fé por los milagros. Ellos/as han pasado por multitud de DIETAS muy ESTRICTAS y han comprobado una y otra vez que eso NO les FUNCIONA.

De esta manera, ni los del primer grupo ni los del segundo, han conseguido alcanzar y mantener un peso saludable a largo plazo. Y te preguntarás: ¿Puede que sea imposible? ¿Soy víctima de una sociedad superficial en la que no tengo ni voz ni voto? ¿Realmente, puedo conseguirlo si me lo propongo? ¿Es algo que sólo puedo conseguir si mi genética me lo permite?

Pues, tal como dijo Barack Obama en su día: “Yes, we can

Todo es tan simple como tener en cuenta 3 aspectos básicos:

  1. Planificación

El gran error que te lleva a no cumplir con tus objetivos es no haber realizado una planificación previa. Esto ocurre tanto en alimentación (“voy a cenar una pizza porque no me apetece cocinar, he tenido un día muy duro”) como en actividad física (“¿Ahora que estoy haciendo la digestión me voy a ir al gym en vez de quedarme echándome la siesta?, si hombre”).

2. Metas alcanzables a corto plazo

El motivo principal por el que terminas abandonando el “SUPER ENTRENAMIENTO” y las “DIETAS TORTURADORAS” (ej: comidas insípidas y con las que nunca te sacias) es su RIGIDEZ.

Cuando vamos a modificar nuestros hábitos, necesitamos que sea de la forma más flexible posible, de manera que se adapten a nuestra vida y no nuestra vida a ellos.

3. Motivación

Sin motivación, no vas a ninguna parte, por eso necesitas marcarte metas a corto plazo para que veas como las vas alcanzando. Sólo así ganarás confianza en ti mismo/a y tendrás ilusión para continuar mejorando.

He de reconocer que modificar la rutina es un trabajo de fondo, pero una vez que te has subido al carro, todo va sobre ruedas. Y al final lo importante, no es que llegues a la meta el/la más rápido/a, sino que cuando llegues hayas ido al ritmo que te marcaste y que sigas con ganas de seguir día tras día, porque “no hay victoria sin esfuerzo“.

Así que si te has visto reflejado/a como fiel de los milagros o como decepcionado/a de las DIETAS, sólo decirte que si necesitas un cambio en tu vida luches de forma constante y responsable y no te dejes influenciar por personajes que te prometen cambios sin esfuerzo ni dedicación, porque eso no es real a largo plazo y “lo que rápido llega, rápido se va”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s