¡No comas CASTAÑAS que ENGORDAN mucho!

Llega el otoño y las CASTAÑAS “asoman las patitas”. No sé qué me gusta más si el olor, el sabor, la textura o simplemente el ambiente de calma que hay cuando empiezo a ver por la calle puestos de CASTAÑAS asadas. Y podemos las encontrar de varias formas en el mercado: asadas, crudas o secas.

Octubre es el mes de esa estabilidad tan ansiada, después del jaleoso septiembre y su vuelta a la rutina, y llega para que volvamos a respirar con tranquilidad, como diría Rosana: “Sin pausa, pero sin prisa“. Y justo en este mes comienza la venta de CASTAÑAS asadas o crudas.

A pesar de su gran atractivo, mucha gente piensa que las CASTAÑAS engordan y es por lo que las tachan de ALIMENTOS PROHIBIDOS en sus dietas. Alguna vez habrás escuchado por ahí: “¡No comas CASTAÑAS que ENGORDAN mucho!“.  Pero, ¿Esto es realmente así? Pues, NO.

Si alguna vez has pensado así, a continuación comprobarás que no lo estabas observando desde un prisma adecuado:

  • Las CASTAÑAS pertenecen al grupo de los frutos secos que a diferencia del resto de alimentos que forman dicho grupo, son pobres en grasas (insaturadas en su mayoría: omega-3/omega-6 que influyen positivamente en el riego cardiovascular, tienen capacidad antioxidante y antiinflamatoria) y ricos en hidratos de carbono (nutriente que nos debe aportar la principal fuente de energía).
  • Son fuente de compuestos fenólicos (capacidad antioxidante).
  • También contienen otros nutrientes como proteínas (reparadoras del tejido muscular y otras reacciones metabólicas)almidón (saciante) y alto contenido en potasio (como la mayoría de los frutos secos) que interviene en la función nerviosa y la contracción muscular.
  • Son un snack saludable a diferencia de otros  snacks más empleados como las populares patatas fritas de bolsa, las chocolatinas o las chuches.
  • Y en cantidades moderadas (25-30g/día, es decir, 3-4 castañas) NO hay riesgo de alcanzar un exceso de peso.

Por tanto, las CASTAÑAS, no sólo NO ENGORDAN, sino que son ALIMENTOS SALUDABLES para nuestra dieta siempre que las tomemos en cantidades y frecuencias adecuadas para que su consumo genere beneficios en nuestra salud.

Así que si vuelves a oír eso de “¡No comas CASTAÑAS que ENGORDAN mucho!“, ya dispones de suficiente información para rebatir esa afirmación con argumentos de base científica y no con creencias populares. Y si no lo oyes, pero se te pasa por la cabeza esa idea, recuerda que NO hay ALIMENTOS PROHIBIDOS, sino CONSUMO DESCONTROLADO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s