¡Yo, el dulce a la hora del café, no lo perdono!

Actualmente, nos preocupamos muchísimo por la Obesidad y el Sobrepeso infantil. Solemos decir “¡Qué mal comen los/las niños/as de hoy!“, “¡La comida basura es barata!” e incluso comentarios como “¡Los/las niños/as de hoy en día manejan dinero y lo tienen muy fácil para comprarse cuches en cualquier momento!“.

Sin embargo, ¿Alguien se para a pensar en la alimentación de los ADULTOS? Pues, realmente son pocas las personas que se paran a pensar si su alimentación es equilibrada o no y en caso de hacerlo, muchas de ellas no les dan la importancia que tiene.

Muchas veces me han dicho ADULTOS: “Yo, el dulce a la hora del café, no lo perdono“. Y “casualmente“, sus hijos/as han llevado una mala alimentación a lo largo de sus vidas. Pero, esto no es casual. Si en una casa los ADULTOS fuman, el/la hijo/a entenderá que fumar es una actividad sin importancia y será normalizada en su vida, pues pensará como decía la letra de una canción del rapero sevillano Haze: “¿Porque fumas? Porque no sera tan malo ya que fuman en la tele y hasta fuma el mayor de tus hermanos“. Del mismo modo, si en una casa todos los ADULTOS toman una pieza de fruta a la hora del café, el/la hijo/a entenderá como algo habitual tomar fruta en la merienda. En cambio, si lo que ve es que los mayores toman dulces todos los días en esa comida, entenderá que los dulces son alimentos de consumo diario y que tomarlos cada día no será perjudicial en su salud.

Entonces, si es cierto que nos preocupa la salud de los más peques, ¿Será tan difícil para los ADULTOS incorporar pequeños cambios como tomar una pieza de fruta a la hora del café en vez de un dulce o dedicar entre 30 min y 1h al ejercicio físico diariamente?

Quizás, si nunca has llevado a cabo estas pautas lo veas un poco cuesta arriba, pero piensa que si tu hijo/a te ve poniendo en marcha estas actividades no sólo llegará un día en que sea normal para el/ella, sino que querrá imitarte y habrás logrado fomentar hábitos saludables que formarán parte de toda su vida y que en un futuro lo verás reflejado en tus nietos/as e incluso otras personas de su entorno más cercano.

Por tanto, es muy importante, no sólo implicarse en que una persona haga las cosas correctamente, sino actuar desde nosotros mismos para dar ejemplo y reflejar así que es posible hacer las cosas bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s