¡Levantarse y DESAYUNAR, es POSIBLE!

Vivimos en la “Era del estrés”: se va corriendo a todas partes, se saluda con un hola desde lejos,vamos en coche para llegar antes, se va por las escaleras mecánicas subiendo los escalones (en vez de quietos/as), se utilizan electrodomésticos de todo tipo para no perder tiempo en las tareas del hogar, se come muy rápido e incluso a veces, se saltan comidas porque no da tiempo de llegar donde queremos.

Y al final, todo lo reducimos a “lo he tenido que hacer así, porque no llegaba a tiempo”.

Esta dinámica de “lo siento, no tengo tiempo” nos lleva a no pasar unos minutos hablando con personas que queremos; a pillar atascos o no encontrar aparcamiento; a generar filas en la escalera mecánica; a dejar de disfrutar haciendo tareas del hogar como cocinar; a no apreciar los aromas, sabores y texturas de los alimentos que estamos comiendo e incluso a escuchar una orquesta sinfónica procedente de nuestro estómago que nos grita “PARA YA, y come por favor” sin que se le preste la más mínima atención. Generando en su conjunto, una situación de estrés diaria.

Muchas veces no se tiene consciencia de lo IMPORTANTE que es la ALIMENTACIÓN en nuestro día a día. Pero, no es lo único necesario para estar al 100%, sino que se requiere de un ESTADO EMOCIONAL equilibrado. Por ello, es ESENCIAL buscar un EQUILIBRIO tanto en la ALIMENTACIÓN como en el ESTADO EMOCIONAL.

Y dirás: ¿por qué te centras tanto en ambos factores? Pues, por 2 sencillas razones:

La primera, porque si no tienes un equilibrio emocional, estarás en un situación en la que no vas a prestar atención a factores tan importantes como los beneficios aportados por una alimentación saludable y a largo plazo, afectará a tu salud negativamente.

Y la segunda, porque si  no tienes un equilibrio alimentario, estarás atentando contra tu estado anímico, ya que afectará a tu humor, a la relación con tu entorno y, sobre todo, a no estar agusto contigo mismo/a.

Por ello, es muy importante que seas tan consciente  de la necesidad de tener tanto SALUD FÍSICA como SALUD MENTAL, pues sólo así podrás equilibrar la balanza.

Y relación a ello, cabe destacar que no son pocas las personas que me comentan que no desayunan antes de ir al trabajo por que “no les da tiempo”. Sin embargo, ¿crees que sería tan difícil poner la alarma media hora antes para así tener tiempo suficiente y preparar un café, unas tostadas y un zumo? Pues, sólo con este gesto (alarma 30min antes) conseguirías ir al trabajo con la energía y el buen humor suficiente para desarrollar un día productivo reduciendo el estrés en la medida de lo posible.

Ahora que conoces la relación alimentación-estado emocional y la importancia de su equilibrio, está en tus manos ir modificando situaciones de tu rutina diaria que te llevan a tener una vida estresante y ausente de consciencia de todo lo que te rodea. Por tanto, tu también puedes decir a partir de ahora “¡Levantarse y DESAYUNAR, es POSIBLE!“.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s