¡Por fin! ¡Ya somos libres de las Fiestas Navideñas :)

Hoy es el día de “La Libertad“. Hoy somos libres de multitudes comidas de empresa, con amigos o con la familia, de decoración navideña, de compras hasta el último minuto, selección,  entrega y recogida de regalos a nuestros seres queridos,  etc.

La Navidad, esa fiesta tan “bonita y acogedora cargada de felicidad” o así al menos nos lo venden cada año las empresas publicitarias. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte de disfrutar de esa “armonía perfecta” cuando un familiar o amigo se fue de su vida para no volver y que además, justo en esas fiestas recuerda más que nunca su ausencia porque son en ellas donde se solían reunir. Pero, también es cierto que,  a pesar del consumismo masivo, el estrés para prepararlo todo, y la ausencia de personas importantes en nuestras vidas, es una fiesta donde todo mundo está abierto a disfrutar (en la medida de lo posible) de sus seres queridos, pues sin ellos no seríamos las personas que somos.

Y como ya hemos tratado el concepto Navidad, vamos a continuar con el siguiente: “Recalculando“.

Ahora que “Por fin, ya somos libres de las fiestas navideñas” es un buen momento para incorporar el concepto “Recalculando” como diría la voz de la mujer que habla tan rápido del GPS (jajajaja).

Estoy segura que habrá mucha gente que todavía tengan cajas y cajas de mantecados, turrones, bombones, etc y que pensarán: “Pues hasta que no se gasten,…“. Pues si te ves reflejado en esta afirmación una opción asequible sería regalarlo (en el caso de mantecados o polvorones) o guardarlo (en el caso de bombones o turrones) y si no te gustan ninguna de las anteriores puedes consumirlo reduciendo a 1 o 2 veces por semana.

Además, de reducir o eliminar el consumo de productos tan energéticos dados en las fiestas ya pasadas, es importante retomar o empezar a realizar actividad física. Así que, a todas a aquellas personas que odian a muerte estas dos últimas palabras “Actividad Física” quiero decirles que no sólo se practica en el gimnasio, de hecho hay múltiples formas para ello entre las que destacan:

  1. Realizar cualquier tipo de deporte (ej: nadar, correr, jugar al tenis, al pádel, al balonmano, al fútbol, al baloncesto, etc).
  2. Cualquier actividad de ocio (ej: hacer senderismo, hacer rutas en bici, visitar lugares, salir a bailar, etc).
  3. Actividades cotidianas como ir a todas partes andando, subir por las escaleras, realizar las tareas domésticas (ej: recoger la casa, tender, planchar, barrer, fregar, etc).
  4. Y, en caso de que no veas factible ninguna de las anteriores, siempre puedes probar ir al gimnasio (aunque tengas alguna experiencia en esta opción) y probar las distintas clases que ofrecen, ver si te gusta alguna y disponer de esta posibilidad.

En cualquiera de los casos, si queremos aplicar alguna de las opciones a nuestro día a día, sólo tenemos que organizarnos y ver en qué hueco podemos incluir nuestra Actividad Física Favorita. De esta manera, conseguiremos incorporar hábitos de vida saludables, relacionarnos y conocer a  más personas, estar de mejor humor y sentirnos mucho mejor tanto física como emocionalmente, pues ya lo decía la mítica frase en latín “Ment sana in corpore sano“.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s